Las corporaciones americanas son gravadas sobre sus ingresos de fuente mundial en Estados Unidos. Bajo esta premisa, la legislación americana provee una enorme cantidad de regulaciones y normativas dependiendo de cada caso. Existen regulaciones para gravar ingresos que se generan en jurisdicciones con baja tributación, así como también normativas para los impuestos pagados en otros países. En este último caso, se busca aliviar la carga fiscal y evitar una triple imposición sobre la misma ganancia, es decir, en el país del extranjero donde se opera, al momento de que la corporación americana recibe dividendos de la sociedad subsidiaria, y finalmente, cuando la corporación americana distribuye ese dinero a sus accionistas.
Por lo general, aunque depende de cada país, las corporaciones americanas que operan en el exterior deben constituir sociedades locales. Ante esta situación, y dependiendo del tipo de negocio que se desarrolle, puede ser un tema no menor la definición del tipo societario de la entidad que opera en la jurisdicción extranjera. Existen empresas, por ejemplo, que deciden no registrarse localmente como Sociedad Anónima, es decir, sociedad por acciones, sino como Sociedad de Responsabilidad Limitada, es decir, sociedad por cuota partes. Tal es el caso  del gigante del comercio electrónico Mercado Libre SRL, o las petroleras Chevron SRL, ExxonMobil SRL, o la empresa de consumo masivo Procter & Gamble Argentina SRL. Todas empresas que uno pensaría que en Argentina son sociedades anónimas por su tamaño y operaciones.
Las razones de esta elección no se encuentran en Argentina sino en Estados Unidos. Desde el punto de vista americano, una SA y una SRL pueden tener distinto tratamiento fiscal. Las SA son consideradas corporaciones a los fines fiscales americanos, con lo cual la sociedad extranjera es considerada una entidad autónoma que paga sus impuestos en su país de residencia y opera de manera autónoma. Es como si para el fisco americano la casa matriz tuviera acciones en el extranjero. El resultado del negocio se reconocerá en USA sólo cuando se distribuyan los dividendos.
En contrapartida, una SRL tiene la posibilidad de ser considerada una sociedad transparente, es decir, que los resultados de la subsidiaria fluyen a la sociedad americana más allá de que se distribuyan dividendos o no, y más aún, en caso de que la sociedad extranjera arroje perdidas, estas pueden ser incorporados al resultado fiscal de la sociedad americana, y en tal caso, bajar la carga impositiva en USA.
El código fiscal americano es extenso y complejo, y su carga tributaria puede ser pesada si no existe una correcta planificación previa. Elegir la alternativa correcta puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso de un negocio, y ¡ojo! no hablamos de atajos sino de opciones amparadas por la carta de derechos del contribuyente del IRS: “El derecho de no pagar más de la cantidad correcta de impuestos”.