Argentinos siguen invirtiendo en Miami pese a restricciones: qué proyectos buscan y cómo pegó el efecto derrumbe

El contexto parecería ser el menos indicado para pensar en Miami como destino para los inversores argentinos: se impusieron fuertes restricciones para aquellos que salieron del país y, en paralelo, el derrumbe del condiminio en la zona de Surfside provocó un parate en la compraventa de torres con una antiguedad mayor a los 30 años.

Sin embargo, la realidad es que, entre el aluvión de personas que viajaron a las costas del estado de Florida para inmunizarse contra el Covid, hubo quienes aprovecharon para cerrar operaciones pendientes desde el año pasado. Buscan renta en dólares y seguridad jurídica.

Miami está en la boca de todos. Miles de argentinos viajaron en las últimas semanas en busca de la tan preciada vacuna contra el coronavirus. Ahora con las nuevas restricciones de fronteras por parte del Gobierno por temor a la llegada de la cepa Delta al país, muchos quedaron varados. Lo cierto es que este nuevo escenario fue el impulso necesario para concretar operaciones inmobiliarias postergadas en la ciudad balnearia estadounidense.

“En Miami no hay ningún requisito para vacunarse ya que se trata de una práctica que se incentiva desde diferentes ámbitos. Simplemente la gente arriba y, en el mismo aeropuerto, pueden recibir su vacuna. Independientemente de la vacunación, mucha gente que llega a la ciudad por este motivo aprovecha para invertir en ladrillos”, sostuvo Jorge Kupferman, broker de Miami Life Realty.

Pero ¿por qué Miami no pasa de moda? “Desde hace años que el crecimiento del mercado inmobiliario de Miami no aminora su marcha. Esto se refleja no solamente en los valores de las propiedades sino en la recuperación de zonas que en breve alcanzarán un valor de mercado impensado”, sostiene Kupferman.

Según los especialistas es un buen momento para invertir, pese a la pandemia, primero enfocándose en el público local. “Los residentes están aprovechando para mudarse y para comprar propiedades. Principalmente porque se ofrecen créditos para vivienda con una tasa de casi el 2% anual”, explica el bróker.

“Por otro lado, la gente de Los Ángeles, de New York, de la costa oeste y del centro de Estados Unidos está invirtiendo y comprando propiedades en Miami. Se trata de un público inversor que encontró que Miami brinda precios muy económicos y además fue una de las primera ciudades en abrirse en medio de la pandemia”, sostuvo.